Elegí un mal día para hacer una prueba de guión

Tarde o temprano habrá que darle una vuelta al asunto este de las pruebas de guión. En toda mi vida profesional habré hecho cuatro pruebas. La primera para un branded content _que allá por 2010 todavía no se llamaba así_ de The Sex Shop Channel. La cosa iba de una serie de animación de educación sexual. Me cogieron (con perdón), junto a tres guionistas más. La cosa no terminó de cuajar pero fue una experiencia realmente divertida durante las pocas semanas que duró.

De las otras tres, solamente una respondía a una convocatoria más o menos pública. Y tenías que presentar tu propio formato (me cogieron también). Las otras dos fueron oportunidades que me dio alguien que conocía a alguien. A la última de las dos llegué tarde: el soplo llegó cuando la prueba ya había pasado. Aun así, Jorge Alonso accedió a hacerme la prueba, le gustó y recibí al menos un buen feedback.

El resto de pitches que he ido haciendo han sido por iniciativa propia, llevando mis specs o materiales propios por ahí cual distribuidora de Tupperware. Y llegamos a hoy, 23:49 de la noche, con mis hijas durmiendo, mi marido también, y bueno, y yo. Dándole una vuelta a este portafolio para enviar un mail; porque esta mañana un compañero de profesión me ha avisado de otra prueba en la productora donde trabaja.

Pero claro, me imagino que andarán buscando guionistas de 25 años o guionistas con ficha IMDB y proyectos que hayan corrido mejor suerte que los míos. O guionistas sin hijas recién nacidas, o guionistas que por asomo sean capaces de mantenerse despiertas delante de su teclado. Porque si llegan a hacerme la prueba me imagino el pitch subsiguiente más o menos así:

COORDINADOR DE GUIÓN

Y cuéntame, ¿en qué estás ahora?

YO

¿Que en qué estoy? Pues mira, justo esta semana estoy montando un corto documental con una bebé colgando y una niña de tres años moqueando mientras trato de mantener otro a flote porque cosas que pasan nos habían seleccionado en MEDIA cuando a mi productor ejecutivo le mató un ictus el día después de Reyes, y este es mi blog, que no actualizo desde enero porque ¿te he dicho ya lo de la bebé colgando? Aparte de eso soy capaz de hacer branded content y contenidos transmedia sobre agendas comerciales y recobros.

En ese momento, la bebé eructa estentóreamente. Al mismo tiempo una riada de caca de lactante traspasa la mochila de porteo, salpica la pantalla del portátil y se cuelga Skype.

prueba de guión

Fer me dijo a finales del año pasado que mientras siguiéramos escribiendo seguíamos siendo guionistas. Así que he enviado ese mail, claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *