Archivo de la etiqueta: artículos

Un hombre llamado Vicente Ferrer

Publicado en Canal Solidario en 2002

¿Qué se puede escribir sobre un Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, candidato al premio Nobel de la Paz, portada de la revista TIME y responsable de que más de dos millones de personas tengan calidad de vida y esperanza para el futuro?. Quizá lo único que quede por decir de este hombre es lo que el propio Ferrer se empeña en recordar, con escaso éxito: que es, nada más y nada menos, que un ser humano. Aunque de esto no se da uno cuenta hasta que lo conoce en persona.

En un acto de la Fundación Vicente Ferrer es fácil quedarse con las imágenes del “hombre-milagro”: Vicente rodeado de niños felices. Vicente junto a una cooperativa de mujeres. Vicente ante una repoblación de bosque de 300 hectáreas. Pero, cuando habla de los éxitos conseguidos por su organización en Anantapur, siempre emplea la palabra “nosotros” _nunca “yo”_ para referirse tanto a los colaboradores españoles como a los indios que trabajan activamente por su propio desarrollo. Él no lo sabe, pero esa actitud es el ejemplo más claro de la filosofía de esta organización.

Cuando Canal Solidario puede acercársele, en su última visita a Madrid, ya ha saludado a más de 600 simpatizantes y padrinos. Sin embargo, no quiere que le saquen del local: ha prometido hacerse una foto con los voluntarios que han organizado su visita. Sorprende ese interés por el detalle en un hombre por cuya organización han desfilado miles de personas. Pero lo cierto es que recuerda a todos los padrinos que le han visitado, y se interesa por los proyectos de cada voluntario. No deja de pedirles que regresen a Anantapur para poner en marcha tal o cual propuesta que le hicieron hace uno, dos o tres años. Es increíble tal capacidad de comunicación en una organización del tamaño de Rural Development Trust –RDT-, el nombre original de la Fundación Vicente Ferrer, pero para él parece fácil mantener el contacto.

Una vida al lado de los desposeídos

Vicente Ferrer tiene 81 años. Su vida ha estado marcada por una decisión: estar junto a los desheredados, siempre con las víctimas. Vivió la guerra civil española primero en el frente, como miliciano, y después en los campos de concentración de los vencedores; 48 años de cooperación como misionero y después como laico independiente; una expulsión de la India que duró varios meses; un cáncer de piel y tres hijos que trabajan con él y su esposa en RDT. Es consciente de todo lo que queda por hacer. Hace unos años, en una entrevista con el periodista español Fernando Baeta, Vicente Ferrer pedía más tiempo. “Si vivo más puedo hacer más. Me gustaría tener unos pocos años más para acabar de dar el impulso definitivo”.

Sin embargo, a pesar de su aspecto frágil y del fervor que le rodea allá donde va, Vicente Ferrer no es un anciano venerable separado del mundo. Aprecia el poder de Internet, le interesa el Comercio Justo, pregunta cómo utilizarlo para eliminar la pobreza. Sabe que su obra es la de mucha gente y que camina por sí sola, pero además quiere conocer a otras organizaciones. “¿Y vosotros qué hacéis en Internet?” Enseguida pregunta qué difusión tienen sus proyectos en Canal Solidario. “Quisiera ver lo que hacéis, pero tenéis que informar de muchas más organizaciones”.

Después de más de dos horas de velada y de una conversando con todos sus simpatizantes, Vicente es obligado a irse a descansar. Mañana tiene que viajar a Alicante. Pero lo cierto es que siguen llegando admiradores: un grupo de madrinas le piden autógrafos, la unión de damas de una parroquia suplica una foto con él… Vuelve a desaparecer el hombre atropellado por el fenómeno. Vicente Ferrer se da cuenta, y no parece gustarle, pero está resignado. Su capacidad humana sale de nuevo a flote cuando le saluda una simpatizante budista, rosario en mano, inclinada ante él. Miles de colaboradores de RDT practican religiones orientales, y Vicente ha asumido el espíritu ecuménico de ese país. A los saludos de la mujer responde con una bendición, “Namasté”. Pide que se acuerde de visitarle en Anantapur cuando peregrine a la India. Es su última lección: para este hombre, cooperación no significa otra cosa que fraternidad.

¡Vegetales oprimidos del mundo: uníos!

Publicado en Canal Solidario en 2003

Reseña de Mundo Vegetal de Javi Royo
A Javirroyo se le conoce en los círculos de aficionados al cómic por su personaje La Cebolla Asesina. Desde 1998, y a través de la editorial Subterfuge, Cebolla se dedicó a luchar contra los poderes establecidos del Mundo Vegetal, una parodia hiriente y desmelenada de lo que el dibujante llama “una sociedad adormecida”. A esta sociedad adormecida le ataca ahora de plano un nuevo personaje, Pepito Pepinito. Un vegetal de a pie que un día, harto del empleo precario, del mercadeo de las grandes empresas, de la explotación de los niños zanahoria del sur, y de programas de televisión como Gran Berzas, saca el superhéroe que lleva dentro y conquista su propia dignidad. No es que el panorama vegetal cambie mucho, pero Pepito, por lo menos, se queda a gusto. Y apaga la tele.

Este es el argumento de Mundo vegetal, un cómic de 12 páginas que Javirroyo ha dibujado para la Secretaría de Juventud de Comisiones Obreras, y que ha contado con la participación posterior de Juventud Obrera Cristiana y ACSUR-Las Segovias. Con este cómic, las tres organizaciones pretenden que los jóvenes, tanto los que trabajan como los que aún estudian o buscan su primer empleo, tomen conciencia de su situación y, a su modo, “saquen su superhéroe”.

Pike, Roncocola y Shit Technologies

El “mundo vegetal” que Javirroyo deforma hasta convertir en chiste macabro es, tristemente, muy parecido al nuestro. Los vegetales más jóvenes son adiestrados desde la guardería para comprar, comprar y comprar; y más tarde, para ganar más y más dinero que les permita seguir comprando. Cuanto más consumes, más posees, y más alto puedes llegar en el mundo vegetal, desde las pequeñas zanahorias del Sur que fabrican los balones Pike, hasta las patatas ejecutivas de las grandes multinacionales.

Por supuesto, las zanahorias del Sur están fuera del mercado. Pero, si naces en un huerto del Norte, tampoco puedes subir en el escalafón de compañías como Shit Technologies. No podrás lograrlo si, desde que eres un brote, no consumes productos como Roncocola, un misterioso brebaje que disuelve a sus bebedores poco a poco, hasta convertirlos en más refresco. Los que no se disuelven continúan alimentando un sistema basado en escalar y hacer, literalmente, zumo, a los vecinos.

Para conseguir una difusión masiva del cómic, la Secretaría de Juventud de CC.OO. ha editado una versión electrónica de Mundo Vegetal en formato PDF que se puede descargar gratuitamente. El cómic en papel, también gratuito, se puede solicitar en cualquiera de las sedes de las tres organizaciones. Quien desee difundirlo en su asociación o centro juvenil, está invitado a ello. Cuantos más lectores, mejor. Así, el “mundo vegetal” tendrá más superpepinos que berzas o patatas.

Bibliopolis.org

En la última etapa de Bibliopolis colaboré con varias reseñas, allá por el año 2004. Aquí puede leerse y descargarse una de ellas: Mundos Digitales, novela de Edmundo Paz Soldán.

Sigue leyendo Bibliopolis.org

Noticias Transmedia

Colaboro desde el 4 de junio de 2010 en el blog Noticias Transmedia, fundado por Gonzalo Martín y Massimo Martinotti.

Posts publicados:

Descubrir Japón: “¿y eso del kendo qué es?”

Como editora de Hacemoskendo.com colaboro con el portal Descubrir Japón enviando información sobre cursos y, de vez en cuando, artículos de análisis como este.

Sigue leyendo Descubrir Japón: “¿y eso del kendo qué es?”